(Marianas)
LA GRANDEZA DEL SEÑOR

Todo mi ser a Dios celebra
y mi espíritu se alegra
en la grandeza del Señor. (2)

Porque ha hecho maravillas,
porque ha hecho maravillas,
porque ha hecho maravillas,
Santo su Nombre será.


Buscó sus ojos en su humilde esclava
sin fijarse en su condición.
Y por siempre me llamarán Bienaventurada,
escogida por su gran Amor. (2)

Siempre dará de su misericordia
a quienes le saben adorar,
sustituye al grande y orgulloso,
derriba a reyes de sus tronos
y con su brazo poderoso
a los humildes levantará,
a los sencillos los colmará de pan.

Siempre dará de su misericordia
a quienes le saben alabar,
su siervo es a quien dio su promesa
y se gozó toda su grandeza
y su pueblo en la tierra
por siempre contemplará
que su reino jamás terminará.