(Vocacionales)
ENVÍAME

Como un grito en mi vida, tu palabra escuché.
¿Quién irá para hablar por mí? ¿A quién enviaré?
A esa voz que me apremia, quiero yo responder:
Ya me tienes, aquí estoy, Señor envíame.

Tómame, envíame, quiero hacer tu voluntad.
Sé que Tú pensabas desde siempre en mí
para pregonar tu verdad, para ser testigo
de tu amor sin fin, para dar a todos la paz.


Has venido a mi lado, me has hecho comprender
lo que quieres de mí. Señor, ¿que esperas de mi fe?
Tú has querido que hiciera sólo tu voluntad.
Ya me tienes aquí, Señor, dispuesto a caminar.

Muchos sólo su vida buscan sin descansar.
No conocen que Tú, Señor, en esta vida estás.
¿Cómo van a encontrarte? No te pueden oír.
¿Cómo van a creer, Señor, si nadie habla de Ti?